FUNCIONARIZACIÓN DE LABORALES AYUNTAMIENTO DE MADRID

Los sindicatos subvencionados, ultiman sus últimos movimientos para presentarse a las elecciones sindicales de mayo con la ilusión del cumplimiento de sus programas electorales. Tras cuatro años perdidos, en su último acto de desesperación por presentarse con “algo que vender”, ponen en marcha su maquinaria electoral. Con un pacto colaboracionista que obvia la privatización de servicios. Ayuntamiento y sindicatos realizan un último esfuerzo conjunto para llegar a las elecciones con algo que ofrecer y así justificar el tiempo y recursos perdidos.

Durante este período, con la firma de acuerdos sobre papel mojado, con acuerdos puntuales de duración de meses, o sin posibilidad real de aplicación,  han demostrado el escaso compromiso por construir unas relaciones laborales serias a medio y largo plazo que garantice la supervivencia de los servicios.

Primero fue la chapuza del acuerdo de consolidación, que deja a miles de trabajadorxs expuestxs a una tensión sin precedentes en cuanto al número de afectadxs y años de servicio en el Ayuntamiento, y lo que es peor, consolida y certifica con la firma de los sindicatos una plantilla a todas luces insuficiente y precaria que repercute directamente en la prestación del servicio, facilitanto la  privatización, como ya estamos sufriendo.

Posteriormente el acuerdo fantasma de ampliaciones de jornadas parciales (que tienen guardado en un cajón, no se atreven ni a firmarlo y hacerlo público), que dejaría fuera a la mayoría del personal a tiempo parcial (fines de semana, jornadas parciales, etc.)  y que queda limitado a unas pocas plazas de fijos Técnicos Deportivos y LEF. Todo en unas condiciones que nuevamente vuelve a enfrentar a los propios trabajadorxs (entre los que amplían y los de jornada completa que no pueden optar a esas plazas, mientras que llevan años sin poder cambiar de turno o centro).

Y ahora, deprisa y corriendo pactan un vergonzoso acuerdo de funcionarización, que si no somos capaces de modificar, será el último paso en el camino hacia la privatización y desaparición del servicio municipal de deportes y restos de servicios de limpieza y mantenimiento municipales.  Según el último borrador del acuerdo (que como es habitual será muy similar a lo que firmarán los sindicatos), nuevamente excluyen a la mayoría de trabajadores y trabajadoras.

Con este acuerdo quedará fuera todo el personal a tiempo parcial, el personal de verano, el de fines de semana, los fijos sin las nuevas titulaciones que se acaban de modificar en el acuerdo de clasificación (se les pidió una titulación en su oposición y ahora otra superior para ser funcionarios), es decir, impide que se pueda presentar más del 60% de la plantilla. 

Y aquellxs que pueden acceder, si consiguen aprobar perderán -según la categoría- unos 20€ por cada trienio cumplido que actualmente SI están cobrando. No estará consolidada la retribución de los trienios anteriores. Nos vendían como un gran logro la subida a lxs operarixs de 100 euros al mes, pero de esta pérdida salarial no dicen nada. En el caso de un/a operarix con 10 trienios, de los 330 euros al mes que está cobrando actualmente se le quedarían en unos 125 euros. Otro tema del que tampoco hablan es de la pérdida del derecho a la jubilación parcial.

El problema de fondo ya no es el contenido de un acuerdo u otro, el problema es que en el ayuntamiento, los realmente dirigen la política de personal, han trazado un camino que conduce a la desaparición de servicios y su sustitución por empresas privadas, que poco a poco se van haciendo con el pastel. 

Si esta es la política de un gobierno municipal supuestamente de izquierdas, nos podemos hacer una idea de lo que nos espera para la próxima legislatura, gane quien gane. En el mejor de los supuestos, determinados grupos quedarían abocados a la extinción.

Desde COBAS entendemos que hay que ver todo desde un punto vista de clase. Esta hoja de ruta está encaminada a prometer la salvación de unos pocos, una pequeña minoría, principalmente los que mas cobran, mientras que al grueso de compañeros y compañeras que llevan años levantando el servicio, se les abandona a su suerte. Esta política sindical sólo traerá mas división entre los propios trabajadores y trabajadoras, un mayor distanciamiento de los sindicatos y de la lucha, un afianzamiento del sindicalismo de prebendas y conchabeo. Todo esto a costa de debilitar al movimiento sindical, dejando expuestos a miles de familias trabajadoras. 

Son tantos los aspectos colectivos a tener en cuenta que no se debería dar ni un sólo paso más sin una asamblea de trabajadoras y trabajadores, en la que se plantearan todas las cuestiones desde un punto de vista colectivo, que es lo que nos garantiza el futuro en conjunto y no el sálvese quien pueda. No es sólo una cuestión de ideología…también es una cuestión práctica. Con una plantilla más fraccionada aún, donde prima lo individual frente a lo colectivo, donde los sindicatos, una vez más, dejan fuera a la mayoría de la plantilla, la situación queda al capricho del nuevo equipo de gobierno. La privatización está servida en bandeja. La mayoría de los que se conviertan en funcionarios pierden poder adquisitivo, y los que sigan como laborales corren el riesgo de caer en manos privadas. Este es el horizonte en el que nos han dejado los sindicatos subvencionados y el equipo actual del gobierno municipal. Se dijo en su momento, pero hay que volver a repetirlo; todos los acuerdos a los que se ha llegado o se quiere llegar ¡sólo benefician a unos pocos! Y… ¡oh casualidad! es a los que más cobran.

Por todo ello desde COBAS proponemos una serie de mínimos que tendrían que ser debatidas entre todas y todos antes de tomar ninguna decisión:

1º Independientemente de si se haga o no el proceso de funcionarización, hay que garantizar en el Acuerdo-convenio que todas las plazas de promoción estarán abiertas a laborales y funcionarios indistintamente.

2º Garantías para todas las trabajadoras y trabajadores que opten por la funcionarización se les mantenga las mismas retribuciones que actualmente perciben, especialmente los complementos de antigüedad. En ningún caso la totalidad de las retribuciones que se cobra como laboral se verán disminuidas al pasar a funcionario.

3º Equiparación al grupo A1 el pago de trienios.

4º Garantizar que todxs lxs laborales con contrato fijo que voluntariamente quieran se puedan presentar, con independencia de las horas de contrato.

5º Conversión automática de las plazas ocupadas por trabajadorxs a tiempo parcial laboral que quieran optar a jornada completa de funcionarix.

6º Aprobación en asamblea de trabajadores y trabajadoras de unos puntos mínimos para llevar a la mesa.

7º En ningún caso se firmará acuerdo alguno sin la previa aprobación en asamblea de trabajadoras y trabajadores.

BASTA DE ACUERDOS QUE DIVIDEN A LA PLANTILLA

NINGUN ACUERDO SIN RATIFICACIÓN POR ASAMBLEA

Deja un comentario