Contra el ERE encubierto a los trabajadores y trabajadoras de lo público: ¡los que están se quedan!

RESOLUCION APOYO EMPLEADOS PUBLICOS EN FRAUDE DE LEY

Desde el sindicato Cobas, llevamos tiempo denunciando el mal llamado “Acuerdo por la mejora del empleo público”, firmado el 29 de Marzo de 2017 entre el gobierno anterior y las direcciones sindicales de CCOO, UGT y CSIF, como una burla y un nuevo “Pacto social”. Un acuerdo que obliga a sacar a oposición todas las plazas ocupadas en los últimos tres años en las Administraciones Públicas. Con ello pretenden reducir la alta temporalidad como la Unión Europea le exige desde hace 17 años, en cumplimiento de la Directiva Europea 1999/79/CE, so pena de pagar una multa de más de 100 millones de euros.


Según este acuerdo, las tasas de reposición serán del 100%, pero tan solo en algunos servicios.En otros se queda en el 50%, lo que supone seguir perdiendo puestos de trabajo. Como muestra valga decir que sólo en las Administraciones locales, se perdieron en los últimos años más de 100.00 puestos de trabajo segun datos de la propia FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias), cuya reposición en los Ayuntamientos y entidades locales, ni siquiera se garantiza. La firma del acuerdo obliga asimismo a abrir las negociaciones a niveles autonómicos y locales de aquí a 2020, porque son estas administraciones las encargadas de convocar las plazas en su ámbitos.

Esta convocatoria de oposiciones “masivas”,sin haber puesto previamente sobre la mesa los derechos laborales de quienes llevan 5, 10, 15 o más años dentro,ocupando plazas estructurales, es una estafa y un lavado de cara para ocultar el hecho de que miles de empleados públicos estan en fraude de ley porque los distintos gobiernos incumplieron durante años sus propias leyes y normas y no sacaron las ofertas públicas de empleo (OPEs) necesarias,ni suficientes plazas. Es un “ERE encubierto”que va a sustituir a unos trabajadores por otros “más baratos”,ya que muchos irán a la calle, incluso sin indemnización, por muchos años que lleven trabajando en la Administración pública.

Un buen acuerdo hubiera sido haber consolidado estos puestos de trabajo YA EXISTENTES, y conquistar de la Administración la reposición de más del 100% para aumentar la oferta hasta poder cubrir los miles de puestos de trabajo perdidos; eso sí sería garantizar unos verdaderos servicios públicos. Una “victoria sindical” hubiera sido recuperar los salarios perdidos y las condiciones de trabajo previas a la crisis, cuando menos. Un Acuerdo que “dignifique la Administración Pública” hubiera sido recuperar para la pública los servicios externalizados y privatizados, desde el mantenimiento de hospitales hasta comedores; y rechazar medidas privatizadoras como las áreas de gestión en la sanidad, en la que quieren convertir en reinos de taifas a los diferentes servicios (“divide y vencerás”).

Una “victoria” sería crear empleo nuevo, en base no a los criterios de rentabilidad acordados en la Unión Europea, bajo la exigencia del Control del Déficit. Porque ese criterio va dirigido exclusivamente a derivar los servicios públicos a la privada, en lugar de hacerlo en base a las necesidades sociales reales, que es obvio que con las plantillas actuales no las cubren.Pero el Acuerdo cuando se firmó, tenía en su esencia un profundo contenido político: dar un “balón de oxígeno” más al gobierno del PP en pleno debate de los Presupuestos; en minoría en el Parlamento. Por todo ello, resolvemos:

Seguir apoyando, difundiendo y tratando de unificar desde el Sindicato Comisiones de base, la lucha de todos los empleados públicos en fraude de ley y en abuso de temporalidad,ya sean personal funcionario interino, laboral temporal o estatutario, así como
del personal laboral indefinido no fijo por sentencia y pendiente de resolución judicial, tanto de las Administraciones como de sus distintos entes instrumentales, en base a tres ejes:

1. La exigencia a los distintos gobiernos, central, autonómicos y locales, de la puesta en marcha de mecanismos legales y justos que permitan su consolidación y estabilidad en base a la valoración exclusiva de la experiencia y años de trabajo en el puesto. Y exigimos que mientras, no se produzca NI UN SÓLO CESE O DESPIDOmás.

2. La recuperación de todas las plazas amortizadas: Exigimos que saquen a oferta de empleo publico, todas las plazas que han ido desapareciendo en estos años, para que las puedan ocupar todas aquellas personas que quieran acceder a la función pública. Esta y no otra, es la única manera de crear empleo público de calidad y de acabar con las plantillas deficitarias actualmente existentes en la Administración.

3. La reversión de los servicios públicos privatizados: Los falsos ”procesos de consolidación” que están en marcha”,supondrán un adelgazamiento aun mayor de la Administración pública andaluza. De esta forma, se allana el camino para la privatización que todos los gobiernos llevan a cabo desde hace años, con el consiguiente encarecimiento, empeoramiento y aumento de la precariedad laboral, en servicios públicos básicos.

Apoyo de CO.BAS a la lucha de los Taxistas

¡Todo el apoyo de co.bas a la lucha de l@s taxistas!

Desde co.bas reiteramos una vez más nuestro apoyo a la justa lucha de las y los taxistas.

Vivimos en un mundo donde la opinión publicada, los “medios”, los tertulianos y el discurso de los dirigentes empresariales y políticos es uno y la realidad de la vida cotidiana otra. Por eso nadie que haya escuchado desde hace años a los/as taxistas, que se haya molestado mínimamente en saber qué es eso de Uber, Cabify… puede ahora verse “sorprendido” por la masividad y la contundencia de esta lucha.

Es la indignación, la rabia acumulada, por la estafa de la “libre competencia”, de las promesas vacías de todas las administraciones, para acabar viendo amenazado su trabajo y el pan de sus familias, y convertir en auténtica burla palabras como “derechos”. Los/as taxistas se hartaron y se acabó. Tienen todo el derecho de estar así, de hacerse oír, y debloquear las calles, porque tienen razón en sus demandas y hace mucho que las gritan.

A quienes vienen a dar lecciones de civismo y a “condenar la violencia”, exigiendo a los/as taxistas “empatía con la ciudadanía” hay que decirles que ¡violencia es no llegar a fin de mes!, violencia es robar derechos y condenar a la miseria a los/as trabajadores/as. Los taxistas y sus familias, tienen derecho a vivir y a vivir dignamente, así que puestos a empatizar que lo hagan con sus justas demandas y se deje de arremeter contra la huelga. ¿Dónde están los que condenan la “violencia” cuando la policía se lía a palos contra los/as taxistas? ¿O dónde están cada vez que los trabajadores/as son apaleados como no hace mucho los y las de Amazon?

A argumentos como “Me están jodiendo el día”, hay que responderles: ¡Usted disculpe, pero a los/as taxistas y a sus familias les están jodiendo la vida y su futuro!

Para quienes han dado un paso así en la lucha, lo único moralmente “exigible” es que la lucha se haga para ganar y no se respete más regla que la huelga, y que los cortes de la calle… se hagan precisamente para llamar la atención, para romper la normalidad engañosa. Lo demás son cantos de sirena para sumarse al griterío contra el derecho a la huelga y a la protesta en la calle.

Nuestro deseo, y queremos que sea el de toda la clase obrera, es que los/as taxistas ganen esta lucha.

Que ganen porque aquí está en juego la batalla contra la intromisión de las grandes corporaciones multinacionales, sostenidas por la clase política, los fondos buitres, las grandes empresas del transporte y la Banca, que quieren la desregularización y campar a sus anchas mandando a los y las taxistas al paro, y a sus familias a la miseria, y más tarde a trabajar para ellos por salarios de miseria y condiciones infames.

Uber o Cabify son parte del expolio del transporte público y han venido con el aval de los diferentes gobiernos a monopolizar el sector. Su estructura legal y fiscal es la de las multinacionales que eluden el pago de impuestos con entramados dirigidos desde paraísos fiscales.

Otro motivo para que la gente reflexione y se queje de esta gentuza y no de la lucha de los/as taxistas: ¡Los impuestos son para sostener los hospitales, las escuelas y el resto de servicios públicos, no para evadirlos!

La lucha hoy de los/as taxistas es la misma lucha de todos los trabajadores/as contra los procesos de desregulación de derechos, precarización de las condiciones de trabajo y salarios de miseria.

Desde el apoyo a la lucha de los/as taxistas les llamamos a no ceder ante las promesas vacías de “diálogo” que les hacen llegar desde las distintas administraciones.

¡El Taxi debe ser un servicio público y por lo tanto debe ser municipalizado!

Llamamos así mismo a los/as trabajadores/as de Uber y Cabify a no esquirolear la huelga y a unirse a ella, porque su enemigo es la uberización y no los taxistas, porque si esta lucha la ganan uber y cabify, el capitalismo y los buitres que lo sostienen desde todos los ámbitos lo tendrán más fácil para seguir desmontando derechos, pagando salarios de miseria y utilizando falsos autónomos. Y porque luego vendrán otros medios de transporte y otros servicios públicos.

Animamos a los/as trabajadores/as asalariados del Taxi, que hoy son en muchos lugares vanguardia de esta lucha, a seguir con ella y a que recuerden que enfrentarse a estas empresas depredadoras y a sus benefactores y defender el Taxi como servicio de transporte público debe incluir el respeto a los derechos de todos los/as asalariados/as del Taxi poniendo fin a los “falsos asalariados” que trabajan por porcentajes de miseria y con jornadas inacabables sin ningún derecho real como trabajador/a.

¡Todo el apoyo a la lucha de los/as taxistas!

 

Enlace al artículo de COBAS Madrid

COMPENSACIÓN POR FESTIVOS Y DOMINGOS

Cuando la acción sindical se basa en los despachos y los sindicatos se olvidan de porqué están ahí y a quién representan, todo termina igual, el eslabón más débil lo acaba pagando.

Como dice el refrán “de aquellos barros, estos lodos”

Con el acuerdo de aumento de jornada para el personal de Deportes al que se le venia compensando con días. En los centros de trabajo se está produciendo un lio ya que desde la dirección no se ha dado ningún tipo de instrucción al respecto, ni a los responsables de los centros, ni al departamento de nóminas.

Con esta situación inevitablemente se retrasará el cobro de la compensación, si es que este se produce y no pasa como con los acuerdos anteriores que sólo se aplica los recortes y sin la parte económica.

Por ese motivo desde Comisiones de Base y a pesar de que no estamos de acuerdo con la venta de los días, y con el fin de evitar que la no ejecución acabe como el acuerdo de clasificación, con los recortes y sin el dinero, hemos enviado un escrito a la corporación para que de las instrucciones precisas para evitar que nuevamente nos quedemos sin la compensación en días (con el correspondiente aumento de la jornada anual) y sin la compensación económica.