AhoraMadrid y los Sindicatos subvencionados ratifican el convenio del Partido Popular

Gallardón, Botella y ahora Carmena coinciden en su política de personal, para ello cuentan con la ayuda inestimable de las cúpulas sindicales de CSIF, CC.OO y UGT

Con la firma del Acuerdo Convenio se santifica la política de personal implantada por los gobiernos del PP durante los últimos 20 años. Hemos pasado del ¡Sí se Puede!, al ¡Todo sigue igual! con total naturalidad. 

No podemos obviar que detrás del Acuerdo Convenio se esconde una hoja de ruta cuyo destino es la desaparición de una parte de los servicios públicos y su privatización. 

Ayuntamiento y sindicatos, mientras que con una mano firman cláusulas engañosas de mantenimiento de la gestión pública, con la otra privatizan sin pudor. Utilizan las armas de cualquier trilerx callejerx, el despiste para que parezca que es lo que no es. Poco han tardado lxs ediles de Ahora Madrid en aprender a utilizar el engaño y las verdades a medias para tapar sus vergüenzas. Pero nada de ello sería posible sin la inestimable colaboración de sus partenaire (colaboradorxs sindicales).

Hemos perdido un momento histórico para demostrar que la izquierda de Madrid tiene un proyecto de relaciones laborales y de gestión que se diferencia sustancialmente del modelo del PP. 

Un modelo participativo, revolucionario, en el que las relaciones entre trabajadorxs se alejen del modelo de los cuarteles y se acerquen al sentimiento del 15M que llevó a Ahora Madrid a la Alcaldía. Se ha optado por renunciar a cualquier avance apostando por un acuerdo conservador y clasista, perpetuando los recortes de personal, el amiguismo, y la distinta vara de medir según la posición que se ocupe en el escalafón.

En el Acuerdo Convenio no hay un sólo avance significativo, ni siquiera llegamos a recuperar las condiciones anteriores al Acuerdo Cangrejo, que tantos y tantas compañeras rechazamos; apenas nos devuelven los dos puentes y los dos días por convenio, eso sí, todo con un texto farragoso.

Además se continua con un intento de venta de tiempo por dinero, lo que se traduciría en un aumento  real de la jornada de colectivos que trabajan fines de semana alternos, pero una vez más se excluiría al personal a tiempo parcial con contrato de fin de semana.

En definitiva la derecha vuelve a ganar con un acuerdo totalmente asumible por PP, Ciudadanos o VOX, y una oportunidad perdida para lxs que se autodefinen como de Izquierdas o progresistas.

ENTRANDO EN MATERIA

Para empezar, el texto es conscientemente farragoso, lo que lleva a distintas interpretaciones; pero hay una que siempre está clara, la corporación tiene la última palabra y en cualquier momento puede modificar derechos que se nos están vendiendo como conquistas, como por ejemplo los dos días que nos faltaban de los 8 de asuntos propios: para decir que se pasan de 6 a los antiguos 8 días se escribe un folio y medio.

En Selección y Desarrollo profesional, más de lo mismo, ni un sólo avance significativo. En definitiva un copia y pega del anterior y algún añadido obligado por ley, que ya se recoge en el TREBEP.

Ningún compromiso de un control real de las listas y bolsas, o la convocatoria automática en caso de que estas se agoten.

Ningún guiño a lxs trabajadorxs que habiendo aprobado una convocatoria, y a lxs que mediante el acuerdo de clasificación se les ha cambiado la titulación exigible, puedan concursar en traslados, promoción, etc.

Ninguna mención a lxs interinxs de larga duración que, debido a la irresponsabilidad de la corporación llevan años trabajando con nosotros, y que ante una oposición se quedarán fuera.

Se continua y santifica los nombramientos a dedo, eso sí con la participación de los sindicatos en el reparto del pastel.

Se renuncia a la equiparación de los trienios, demanda histórica de los sindicatos de clase en la administración pública.

Se renuncia a la necesidad legal de los laborales de llegar a acuerdos con los representantes de lxs trabajadorxs a la hora de cualquier modificación de la RPT.

Se renuncia a la obligatoriedad de llegar a acuerdos en materias que recoge el Estatuto de lxs Trabajadorxs para laborales y se anulan partes fundamentales de las funciones del Comité de Empresa (Único órgano elegido por y entre lxs trajadorxs).

Se permiten jornadas superiores a las 35 h.

Si así lo determina la dirección y por necesidades de servicio, se podrán trabajar los días de libranza. 

Con carácter general y de ordinario no se trabajarán más de siete días consecutivos, a salvo de lo que en esta materia se establezca en acuerdos específicos.

Se reduce el periodo de descanso entre turno y turno de 14h a 12h, rebajándolo a cómo marca el ET y renunciando a lo establecido en convenio anterior.

Se intenta vender los días de compensación por trabajar domingos y festivos, aumentando la jornada anual de estxs trabajadorxs. No se establece ningún mecanismo de control, por lo que nos tememos que pasará como ya pasó con las horas extraordinarias en algunos servicios: compañerxs que las tuvieron que hacer nunca las cobraron y otrxs las cobraban de forma habitual y sin un mínimo de control serio, he incumpliendo la empresa los tramites que exige la ley. No obstante todo esto está en el aire, porque aunque los sindicatos dicen que se ha cambiado los días por dinero, en ningún lado lo pone y de hecho la corporación niega que eso sea así.

Por otra parte, se dejaría nuevamente fuera de este abono al personal a tiempo Parcial de Fin de semana y sin ningún tipo de regulación especial.

Aparece que se estudiará la posible desaparición del grupo E de funcionarixs, la creación del grupo B y el estudio del C. Si realmente estuvieran interesadxs en modificar el grupo E y C se podría haber metido en convenio sin mayor problema. Cosa distinta el grupo B que tiene que ser creado por la CAM. Por lo que todo suena a un nuevo brindis al Sol.

El resto del texto fortalece la posición de la empresa frente a los trabajadorxs y posibles reclamaciones, y deja para unos futuribles desarrollos sin ningún tipo de compromiso los temas que podrían ser de mayor interés para lxs trabajadorxs.

En definitiva y como decíamos al principio, una oportunidad perdida para haber implantado una regulación progresista e innovadora que ilusionara a los trabajadores con la posibilidad del cambio real. Pero para eso hacía falta una visión y propuestas desde la izquierda y no una apuesta por el continuismo de la política en personal del PP.

¡Sin Asambleas y sin participación, la empresa vuelve a ganar!

¡La falta de participación democrática de lxs trabajadorxs, continua debilitando al movimiento sindical!

¡ Por un sindicalismo de clase sin dependencia económica del patrón !