EL ENGAÑO DE LA FUNCIONARIZACIÓN ¿QUÉ HAY DETRÁS DE TODO ESTE MONTAJE?

Con la promesa del “paraíso de la funcionarización” se está intentando justificar los recortes al personal laboral, recortes de empleo, promoción, traslados, precio de trienios, etc.

¿Pero, qué es un proceso de funcionarización?

No es más que un proceso por medio del cual una serie de plazas que figuran como laborales se transforman en plazas de carácter funcionario. Otra cosa es quienes ocuparán esas nuevas plazas, ya que para adquirir la condición de funcionario es necesario que se cumplan una serie de condiciones marcadas por ley: a) Superación del proceso selectivo.

b) Nombramiento por el órgano o autoridad competente, que será publicado en el Diario Oficial correspondiente, en nuestro caso en el BOAM

c) Acto de acatamiento de la Constitución y, en su caso, del Estatuto de Autonomía correspondiente y del resto del Ordenamiento Jurídico.

d) Toma de posesión dentro del plazo que se establezca.

Estos procedimientos se pueden realizar de varias formas, transformando los contratos de lxs trabajadorxs laborales que ya están ocupando esas plazas en nuevos contratos como funcionarios mediante un procedimiento especifico, o como en el caso de las convocatorias de Operarios que está en marcha se sacan directamente como plazas de funcionario para que las ocupe nuevo personal.

En definitiva, hay que separar el concepto de plaza y la persona que la ocupa. En estos momentos la idea de la corporación es sacar las nuevas plazas transformadas a plazas de funcionarios. Pero no todas, solo las que se han acordado como oferta de empleo

¿Qué trabajadorxs se reconvertirán en funcionario?

De las plazas cubiertas con personal, quedan excluidos de los acuerdos, todo el personal de verano, todos los contratos de fin de semana, jornadas parciales. Es decir, solamente se ofertará a los fijos con jornada completa, del resto ni la plaza ni quienes las ocupan se convertirán en funcionarios.

Pero además de las plazas que son susceptibles de ser cubiertas por funcionarios, hay que descontar todo el personal que no cuenta con las nuevas titulaciones que han implantado con el acuerdo de clasificación, que son superiores a las que se les requirió en la convocatoria que aprobaron. Y los que tengan las nuevas titulaciones, además que superar una convocatoria, que como siempre para los de abajo será un examen, mientras que a las categorías altas lo más probable es que les baste con algún trabajo o similar. Ya veremos en qué condiciones salen, desde luego si la referencia es la de Operarios los que quiera pasar lo va a tener crudo.

Una vez culminado los planes de la corporación a los que UGT, CCOO y CSIF han dado su visto bueno, habrán pasado a funcionarios menos de 200 trabajadorxs fijos que actualmente trabajan en el Servicio Municipal de Deportes. Y posiblemente la cifra sea bastante menor.

Es decir el prometido paraíso solo será alcanzado por unos pocos, eso sí a costa de los recortes para la mayoría de los trabajadorxs. ¡Bonito cambio!

¿Por qué ese interés en Funcionarizar a unos pocos a cambio de recortes para el resto de plantilla?

El porqué lo hace la corporación no lo sabemos, aunque podemos deducir qué saca de todo esto.

Para empezar obtiene un ahorro en el pago de trienios, se rebaja a la inmensa mayoría de la plantilla, de hecho un operario en lugar de los 39 € que aproximadamente le corresponderían por cada nuevo trienio, desde Julio está cobrando 14 €, cifra que en esa franja salarial es significativa. Pero todo esto va más allá de una cuestión económica, o clasista, detrás se esconde una transformación del servicio cuyo objetivo a medio plazo es la desaparición de la gestión publica en deportes.

Para empezar, y con la ceguera o complicidad de los sindicatos mantenidos, están desmontando cualquier capacidad de reacción de lxs trabajadorxs. Han creado una desconexión absoluta entre trabajadorxs y organizaciones sindicales, han dividido a la plantilla con falsas promesas de salvación para algunos pequeños colectivos, frente al abandono de miles de compañerxs a su suerte, a cientos de lxs cuales se les plantea una ruta que les conduce directamente al paro.

Si hasta ahora hemos sido capaces de mantener el grueso del servicio de deportes en gestión pública y el mantenimiento de las plazas ha sido únicamente gracias a la lucha de sus trabajadorxs. Eso sí, en su momento contaron con sindicatos fuertes, que a pesar de la oposición de una parte sindical, tiraron para adelante con movilizaciones y huelgas. Pero ahora la cosa es distinta, mientras la corporación sigue sin pausa con su política de privatización, los sindicatos mantenidos por la corporación callan, miran para otro lado o colaboran tapando la situación colocando directores a dedo, en lugar de dar la batalla.

La realidad es que hay 10 nuevas instalaciones deportivas de nueva construcción que vienen con gestión privada. Con una lucha organizada y seria como en otras ocasiones, seriamos capaz de revertirlo e incorporarlas a Deportes con gestión 100% pública. Eso supondría un reforzamiento del servicio público de Deportes, una garantía de continuidad del servicio y de los puestos de trabajo actuales, cientos de nuevas plazas, abriéndose oportunidades para traslados, promoción, plazas para dar una salida digna a nuestros interinos, etc.

Pero nada hemos oído decir a UGT, CCOO, o CGT al respecto, eso sí intentarán colocar de nuevo a directores a dedo en las nuevas instalaciones privatizadas.

El problema no es únicamente el que se regalan instalaciones a la empresa privada, es un palo más que se añade a las ruedas del servicio público. Ya tenemos servicios completamente integrados en las instalaciones realizando trabajos que nos han ido quitando. En todas las instalaciones tenemos empresas y club privados haciendo uso de nuestros centros, con acceso a nuestras instalaciones y material, que día a día se va extendiendo y normalizando. Todo, a costa del deterioro del servicio, y del empleo público, Técnicos de mantenimiento, Técnicos Deportivos, Operarios, etc. Y en breve Taquilleros.

No se trata solamente de una cuestión ideológica, de público o privado y del negocio a costa de las arcas públicas que eso conlleva, que sería ya suficiente para combatirlo desde la izquierda sindical. Además supone una rebaja de las condiciones laborales de los trbajadorxs que nos sustituyen, con jornadas más largas, menores retribuciones y peores condiciones laborales. Qué debería igualmente combatir cualquier sindicato que se considere de izquierdas y de clase. Todo a la vez que se pierden puestos de trabajo mientras que al personal interino se le muestra la puerta de salida hacia el paro.

Nos siguen vendiendo que la funcionarización obstaculiza la privatización, si realmente se lo creen están demostrando su torpeza sindical, y si no directamente nos quieren engañar. La funcionarización no solo no paraliza la privatización, sino que tal como está planteada es parte de la estrategia para seguir privatizando y recortando derechos.

El camino no es esta funcionarización, si realmente se quisiera equiparar derechos con los funcionarios, con abrir los procesos internos de promoción y ascensos a todo el personal laboral del Ayuntamiento sería suficiente, el resto son engaños y manipulaciones. Abriendo estos procesos a todos, y facilitando el acceso a funcionario a quien quiera, sin excluir a nadie, estaríamos avanzando por el camino correcto de la integración real en el Ayuntamiento. Lo que han pactado, desmonta sus argumentos, ya que deja fuera de cualquier posible integración plena a la mayoría aplastante de la plantilla.

Si queremos evitar pagar la factura los de siempre, es necesaria una auto-organización y participación de una mayoría amplia de trabajadorxs. Tenemos que comprender que esto es un problema de todos, no es un problema de interinos, no es un problema de los de verano, ni de operarios, ni de socorristas, etc, es un problema de todos y no solo de instalaciones. Lo mismo les pasa a lxs compañerxs de la sanidad, a lxs del transporte, al resto del Ayuntamiento, etc la solución solamente está en nuestras manos, se acercan tiempos duros para los que estamos a este lado, a la clase obrera que a pesar de sacar adelante el país arriesgando las vidas, transportistas, limpiadorxs, sanitarios, agricultores, tenderos, etc somos los que vamos a sufrir los recortes, en salario, en jubilación, y en todos los derechos laborales.

Tenemos que crear estructuras de autodefensa abiertas a todxs, sin excluir a ningún sindicato u organización de izquierdas para organizar la defensa. No hay salidas individuales.

Los ataques y recortes que se justificaron con la crisis del 2008 va a ser un juego de niños comparada con la nueva situación de crisis económica y rapiña que nos espera.

Querámoslo o no, la confrontación y la lucha es inevitable.

Cuanto antes nos preparemos y organicemos, mejores resultados obtendremos.

Desde COBAS estamos poniendo todos nuestro esfuerzo y recursos para que los trabajadorxs puedan participar y organizarse.

EL COVID SACA A LA LUZ DEFICIENCIAS EXTRUCTURALES DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID.

Tuvo que llegar la pandemia para dejar al descubierto el pésimo funcionamiento del ayuntamiento de madrid y su mala gestión.

Quienes llevamos años en el ayuntamiento somos conocedores del desastre organizativo que impera, pero la prueba a que nos ha sometido el virus a superado con creces esta realidad.

A pesar de los altos sueldos y rimbombantes nombres que ostentas centenares de funcionarios municipales, todos ellos de libre designación (salpicada por relaciones políticas y de camarillas generacionales), la falta de coordinación, la inoperancia y la escasez de medios ha mostrado una administración obsoleta y vergonzosamente ineficaz.

Todo ha sido improvisación y pasar la pelota de los altos cargos (con altos sueldos) a los cargos intermedios, estos últimos a base de improvisación y falta de medios está sobrepasando la situación como buenamente pueden o saben, mediante iniciativas individuales. Esta situación como siempre recae sobre el personal subalterno que se ha visto y se está viendo desbordado por la nueva realidad y que lo campean como buenamente pueden. Esto llega a extremos insoportables en el personal municipal que atiende directamente al publico que cada día se enfrentan a una situación de riesgo de contagio.

La descoordinación es absoluta, mientras que en departamentos administrativos en los que en cuanto aparece un positivo se procede al cierre y la cuarentena a todos los empleados (actuación a nuestro entender es coherente y correcta), en otros que además coinciden con los que ofrecen una atención directa al publico, lo que conlleva mayor riesgo tanto para empleadas y empleados como para usuarios, cuando aparecen uno o incluso varios empleados con positivo, ni se cierra el servicio ni se ponen en cuarentena a los empleados, ni se informa a los usuarios de la situación, vergonzoso.

No existen datos públicos, ni se ha proporcionado a los representantes sindicales los datos de número de trabajadoras y trabajadores afectados por el COVID. En cada centro, dependiendo del responsable se han adoptado distintas medidas o en muchos casos ninguna cuando se detecta algún contagio. Ningún protocolo común de actuación en caso de aparecer algún positivo entre la plantilla. Desconocemos si cada caso declarado como positivo se ha comunicado a las autoridades sanitarias, el caso es que aún existiendo casos de contagios, quienes han compartido el trabajo han seguido trabajando sin ningún tipo de cuarentena ni seguimiento.

Centros con servicio de atención al público han mantenido la actividad a pesar de darse casos de positivos entre los trabajadores del mismo turno y usuarios habituales.

Esto en cuanto a la salud, que sería mas que suficiente para actuar de inmediato. Pero si ya entramos en detalle de cómo se están prestando los servicios es un total descontrol. Teléfonos de atención al publico completamente desbordados o directamente sin responder las llamadas, citas para dentro de meses. Departamentos completamente cerrados, el personal administrativo en activo saturados de trabajo, que contrasta con altos cargos desaparecidos. Todo una vergüenza que pone de manifiesto la mala organización y funcionamiento de un servicio público que debería ser ejemplar. Pero todo esto no es más que una consecuencia del funcionamiento paternalista y piramidal heredado del franquismo y que continua su andadura, con altos cargos a dedo provenientes de distintos familias de presión y partidos políticos a los que en muchas ocasiones hay que buscarles acomodo creando nuevas estructuras donde ubicarles.

Es hora de denunciar estas situaciones. Basta de silencio y complicidad

ANULADO ACUERDO DE CLASIFICACIÓN DE LABORALES

Descargar en PDF

NUEVO GOLPE DE REALIDAD EN EL COGOTE DE UGT, CCOO Y CSIF

Miércoles, 9 de septiembre de 2020 El tiempo pone a cada uno en su sitio, pero desde COBAS a pesar de que los hechos confirman nuestros argumentos, no podemos alegrarnos de esta situación, al final las trabajadoras y trabajadores son los que sufren las consecuencias de contar con unos representantes sindicales de este calibre, que sin un mínimo de vergüenza nos llevan a un desastre tras otro (si la tuvieran habrían dimitido). CO.BAS llevamos años denunciando la chapuza del acuerdo de clasificación, firmado por los sindicatos de la corporación a espaldas de las trabajadoras y trabajadores, a pesar que suponía un cambio radical en sus condiciones laborales y una perdida de derechos. Según los firmantes, todo se realizó a cambio de la promesa de alcanzar el “Paraíso del Ayuntamiento” ¡por fin seriamos todos iguales, todos funcionarios!, e incluso ganando más dinero que ellos. Pero durante estos años hemos comprobado que todo el argumentario utilizado es mentira, los trabajadores y trabajadoras del servicio municipal de deportes seguimos siendo de tercera (por detrás incluso de los organismos autónomos), sin derecho a promoción interna (salvo apenas una decena de encargados y promotores y solamente como laborales), sin derecho a participar en los concursos de promoción de funcionarios a los que seguimos vetados, sin traslados voluntarios, sin poder cambiar el destino a otro servicio, etc y encima ni siquiera cobramos la subida prometida que pactaron para ocultar los efectos del acuerdo. En definitiva, regalaron las plazas de directores a la corporación, condenaron a la plantilla sin promoción interna de por vida; socorridas, técnicos deportivos, operarios, auxiliares administrativos, auxiliares taquilleros, etc., nos rebajaron los trienios, nos pusieron condiciones draconianas para promocionar y hasta para hacer funciones, condiciones mayores que si te contratan del paro. Y todo a cambio de promesas vacías. Hace unos días estos sindicatos firmaban un nuevo acuerdo de reparto de fondos porque el juez lo declaró ilegal el acuerdo anterior, según los firmantes supondría el abono del acuerdo de clasificación y del pago de los atrasos. Este nuevo acuerdo incurre en las mismas ilegalidades que el acuerdo anterior, encima ahora no existe acuerdo de clasificación, ha sido anulado por un juez (¿eran los únicos que no sabían que eso iba a pasar, cuando el mismo juez ya se lo había comentado?). Nuevamente se tendrá que negociar un nuevo acuerdo de clasificación en el que se establezcan las cantidades que correspondan a cada una de las categorías. Nos tememos que se volverán a reunir a escondidas y pactar él mismo acuerdo con otro título, bochornoso. COBAS seguimos proponiendo que en ningún caso puede firmarse un nuevo acuerdo restrictivo, se debe de respetar las reglas de juego establecidas en laborales siendo único requisito para la promoción interna la titulación, con independencia del grupo a que se pertenezca, se deberían mantener el concepto de categoría y no eliminarlo, mantenimiento de la cuantía de los trienios o equiparación de los mismos al grupo A de la administración, eliminación de la libre designación de Directores y que estas plazas salgan a promoción interna. Y por supuesto se debería hacer una homologación más acorde con la realidad y no una subida encubierta para algunas categorías como fue el acuerdo anterior y que puso en contra al resto de funcionarios a los que les pareció un descaro. Al mismo tiempo se debería cerrar un acuerdo para no dejar en la calle a compañeros y compañeras interinas que llevan años trabajando con nosotros, garantizándoles su continuidad en la empresa con independencia de las convocatorias que se pudieran producir. El problema ya no es únicamente el contenido de los acuerdos, tenemos un problema estructural en el ámbito sindical que pone en peligro el futuro del servicio y el empleo de miles de familias. Mientras que no contemos con representantes capacitados (estos han demostrado que o no lo están o defienden intereses que no son los de la mayoría de la plantilla), con total independencia de la corporación y de sus propias estructuras sindicales. Representantes al servicio de las trabajadoras y trabajadores, no agentes al servicio de la corporación y de su propia burocracia. Es incomprensible que organizaciones sindicales que cuentan con estructuras supuestamente democráticas sigan aferradas al desprecio a la opinión y participación de la plantilla, alegando que solamente se deben a sus afiliados (¿sindicatos de clase?). Este tipo de actuaciones conlleva cometer errores como la firma del acuerdo de clasificación, y del reparto de fondos. Ambos declarados ilegales por los tribunales. Pero el problema no son los jueces, el problema está generado por la política sindical de estos señores. ¿Con quién cuentan ahora para defender el acuerdo? ¿Qué capacidad de presión pueden hacer cuando una mayoría de los propios trabajadores y trabajadoras están en contra del acuerdo de clasificación?. Como ya comentamos en comunicados anteriores, todos los representantes de la corporación que negociaron el acuerdo de clasificación fueron cesados u obligados a dimitir tras la firma del acuerdo. Por el contrario los representantes de los sindicatos responsables de todo este despropósito siguen liberados y en sus cargos (alguno trapicheándose un ascenso dentro del sindicato), como si la responsabilidad fuera de otros, de hecho ahora le echan la culpa a los jueces. Algún día los afiliados y afiliadas de estos sindicatos reaccionarán y retomarán las riendas de sus organizaciones eliminando toda esa burocracia de liberados arribistas que están dejando a los trabajadores y trabajadoras sin capacidad de respuesta. COBAS estamos trabajando para hacer las cosas de otra forma, incluso en estos momentos de COVID, respetando las medidas necesarias de seguridad, se deberían plantear formas de participación de la plantilla en todo el proceso de negociación. El COVID no puede ser una excusa para continuar con el desmantelamiento de los procesos democráticos de toma de decisiones, ya estamos comprobando que las malas prácticas sindicales nos llevan a la indefensión y a la propia debilidad de trabajadorxs y sindicatos. De hecho en estos momentos la dependencia de estos sindicatos de los medios que les facilita la empresa es absoluta. Cada día aumenta el número de servicios privatizados, las taquillas están en proceso de desaparición, la mayoría de la plantilla son interinos, el proceso de desmantelamiento del Servicio Municipal de Deportes está en marcha y las fuerzas sindicales metidas en los despachos con la empresa. Ni un solo recorte Basta de engaños Por unos servicios Públicos de calidad en gestión 100% publica, remunicipalización de los servicios e instalaciones privatizadas Por la fijeza de lxs interinxs Por un sindicalismo de Clase, de lucha y combativo ANULADO ACUERDO DE CLASIFICACIÓN NUEVO GOLPE DE REALIDAD A LA CHAPUZA DEL ACUERDO