LA BATALLA DIARIA PARA MANTENER UNA COHERENCIA POLÍTICA

El capitalismo, como dueño del aparato del estado, emplea todos los recursos públicos y privados para configurar un pensamiento único y uniforme, que garantice y no ponga en entredicho el sistema que tantos beneficios les genera.

Las leyes, los jueces, las fuerzas de seguridad, los medios de comunicación, la educación, etc. nos bombardean continuamente con lo que es o no correcto y la forma en la que debemos pensar y actuar.  La escuela, el instituto, la universidad, la tv, el cine infantil especialmente pero también el adulto todo sigue un mismo patrón salvo  alguna excepción que conscientemente permiten   aparentando una pequeña  de muestra democrática, eso si, sin demasiados excesos.

Por ello,  ser feminista, marxista, comunista, solidarioen definitiva, proponer cualquier alternativa a este régimen dominante y responsables de las mayores atrocidades ocurridas en la historia de la humanidad, se convierte en una batalla diaria, una lucha sin cuartel con uno mismo y los prejuicios que el sistema nos sella a fuego desde pequeños.

El intento de mantener una linea filosófica, de pensamiento y de actuación, se convierte en un acto heroico diario, con multitud de contradicciones que chocan con frases, que como papagayos del sistema te machacan una y otra vez, desde tu propio compañero a la tv, de la radio a las redes sociales,… Pufff.

Para ganar esta primera batalla diaria, por el simple saneamiento de nuestro cerebro, las trabajadoras y trabajadores contamos con dos armas que unidas son las únicas capaces de darle una coherencia a nuestra existencia y a la lucha contra el capital; la formación política y la organización.

Sin organización y formación política todo se distorsiona, se justifica o se cede. Por eso es fundamental crear organizaciones democráticas, independientes del sistema (el capital)  compuestas  por mujeres y hombres libres y formadas políticamente.

MIENTRAS EXISTA EL YUGO DEL CAPITALISMO, LA LUCHA CONTINUA, LA LUCHA ES NECESARIA E INEVITABLE

 

PRIVATIZACIONES ENCUBIERTAS DE POLIDEPORTIVOS MUNICIPALES

GOBERNAR CON ENGAÑOS TRAICIONA LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE AHORA MADRID

Poco ha tardado el gobierno de Ahora Madrid, con la excepción de algunos concejales, en adaptarse a las viejas prácticas de los partidos tradicionales. Ha sido pisar moqueta y producirse un cambio en su programa electoral.

Del compromiso inicial de remunicipalizar los cinco polideportivos que finalizan la concesión de la  gestión y explotación a empresas privadas, han pasado a volver a privatizarlos.

Y lo que es más grave, el intento de vender (engañar) a la opinión pública y sus votantes de que se trata de una remunicipalización, muestra una vez más que quienes dirigen Ahora Madrid, con Carmena a la cabeza, mantienen una actitud imperdonable para quienes pretenden mostrarse como los defensores del cambio, y toca la línea de flotación del proyecto PODEMOS. Si el comportamiento y las políticas de Ahora Madrid en aspectos fundamentales son las mismas que las del PP-PSOE, ¿para qué os necesitamos?

Los cinco polideportivos que supuestamente se iban a remunicipalizar, se han vuelto a ceder a empresas privadas, eso sí, colocando a un director a dedo en cada polideportivo. Así pretenden “venderlo” como una remunicipalización, lo que es un insulto a la inteligencia de sus votantes y de lxs trabajadorxs.

En definitiva, continúan con la política de privatizaciones del PP y dan un paso más, instaurando en el Servicio Municipal de Deportes el mismo modelo que en los centros culturales, donde ya se destruyeron casi un millar de puestos de trabajo.

Esta medida, consentida por los sindicatos de cara a la campaña electoral, supone una pérdida de empleos y apoyo implícito por parte de Ahora Madrid de mantener la precariedad de los trabajadorxs de las empresas concesionarias, que darán servicio a los ciudadanos. A la vez que impiden el traslado y la promoción del personal municipal.

 

REMUNICIPALIZACIÓN DE TODOS LOS SERVICIOS PRIVATIZADOS CON SUBROGACIÓN DE TRABAJADORES Y EL CONSIGUIENTE REFUERZO DE PLANTILLA

 

¿Realmente es necesario otro sindicato en el Ayuntamiento?

Estamos organizando COBAS como respuesta a la derechización de los sindicatos, frente a un modelo de sindicalismo instaurado en la que los trabajadores sólo cuentan, cada cuatro años, en las elecciones sindicales.

Consideramos imprescindible abordar la situación laboral desde un punto de vista de clase, no desde una perspectiva individual o de colectivos concretos. Todos somos trabajadorxs y debemos buscar soluciones para todos.

Apostamos por la democratización de la negociación colectiva, por la participación activa de trabajadorxs en la misma, y eso sólo se consigue facilitandoles las herramientas adecuadas para ello, no sólo para un pequeño grupo de mentes que configuran una ejecutiva o una pequeña reunión de afiliados, sin dar pié a la participación del resto de trabajadorxs.

No venimos a competir con nadie, COBAS se ha creado para generar debate y facilitar la participación de trabajadorxs en la toma de decisiones, para escuchar a los compañeros y compañeras con independencia de su afiliación sindical y elaborar todos juntos las propuestas que defendamos como sindicato.

Entendemos que el debate y la participación enriquece la lucha, reforzando el carácter colectivo y  evitando la corrupción de los “dirigentes”, no hay otra vía, la honradez no es suficiente.

Sólo con la lucha se consiguen buenos acuerdos, sólo con ella se defienden los puestos de trabajo. En ninguna mesa, negociación, o despachos se ha conseguido nada que no sea a costa de  pérdidas de derechos individuales o colectivos.

Mejoramos a cambio de precarizar a otros trabajadores, como en el caso de las privatizaciones, mejoran unos colectivos a costa de vender derechos, jornada, días, etc. y de traspasar dinero de los colectivos más pequeños o que tienen menos fuerza, a los grandes colectivos.

Un ejemplo claro es el caso de laborales, se rebaja sustancialmente el premio de años de servicio, o la cuantía por trienios y a la vez se sube de nivel  o se aumenta el abono por trienios al grupo A1.

Todo como consecuencia de la parcelación de la negociación por colectivos, lo que lleva a resultados insatisfactorios para una mayoría y al descrédito sindical.

Y ese tipo de negociación está acabando con la fuerza de más de 25000 trabajadorxs municipales, que en estos momentos están totalmente desmovilizados como consecuencia de la política sindical de los últimos 15 años. Fuerza que sería imparable si sindicalmente se estuviera apostando por la lucha y no por el pasteleo, del que sólo sacan beneficio un pequeño grupo, los de siempre y sus copartícipes, cómplices necesarios.